IBM crea el ordenador cuántico comercial más potente hasta ahora

IBM presenta un ordenador cuántico de 50 qubits

La computación cuántica es por igual fascinante y difícil de comprender. Básicamente, la explicación para el público en general es que actualmente se están creando ordenadores que aplican principios de la física cuántica para procesar datos de formas increíblemente veloces.

En tanto los ordenadores tradicionales operan procesando una información a la vez, en códigos binarios de 1 y 0, las computadoras cuánticas pueden trabajar múltiples procesos a la vez. Esto se hace a través del principio de la superposición cuántica, en que un electrón puede tener varios estados en un mismo tiempo.

Los electrones trabajan como ondas, y pueden atravesar paredes materiales cuando estas son lo suficientemente delgadas. A esto se le llama efecto túnel. Esto planteaba un problema antiguamente para la informática. Pero en épocas recientes se ha visto como una ventaja: los electrones pueden transmitir la información por distintos canales. Los ordenadores digitales actuales no puede hacer esto. Lo más que han conseguido es llegar a trabajar a escalas de decenas de nanómetros -superiores a los electrones y menos maleables-.

Las computadoras cuánticas trabajan, entonces, en lo que se conoce como bits cuánticos, o qubits, por su escritura en inglés –quantum bits-, una nueva forma de transmisión distinta del bit y que ha abierto posibilidades a nuevos algoritmos impensables.

Ahora bien, procesar la información a través de estados cuánticos de electrones de forma constante es casi imposible hoy día. La coherencia del traspaso de información se mantiene por muy poco tiempo, debido a la misma naturaleza inestable de los electrones. Prolongar ese tiempo creando ordenadores más potentes es el primer gran paso que deben dar las empresas para llegar a la anhelada supremacía cuántica, donde cualquier problema pueda ser resuelto. Y es ahí donde entra IBM en toda esta historia

Desde los inicios de la computación cuántica, IBM se ha distinguido por apostar fuertemente por ella. En no pocas ocasiones ha adelantado incluso a empresas como Google o Intel.

Esta vez, la empresa multinacional de tecnología ha presentado otro hito importante: IBM ha creado un ordenador cuántico de 50 qubits, que estará destinado al uso comercial. Es decir, que a diferencia de los ordenadores que trabajan en bits procesando una tarea a la vez, este ordenador procesará 250 posibles valores a la vez.

En términos de coherencia de proceso de información, la empresa asegura que esta computadora podrá alcanzar niveles de coherencia superiores a los de cualquier ordenador cuántico anterior (incluso superiores a los logrados por el físico de Harvard, Mikhail Lukin con su ordenador de 51 qubits). No obstante, IBM aún dista de la supremacía cuántica.

Las ventajas de tener mayor velocidad y mayor capacidad de cálculo pueden pasar desapercibidas para el usuario común. Actualmente pueden verse cumplidas casi todas las expectativas con 8 GB de RAM y un disco duro de unos cuantos TB. Las tareas no son las mismas, claro.

No obstante, un ordenador cuántico como el que plantea IBM puede representar toda una revolución. Mejoraría la creación de fármacos, las predicciones económicas o el diseño de nuevos materiales. Por utópico que suene hoy, podríamos estarnos acercando a un sistema universal de procesamiento que reduciría casi a cero los márgenes de error de cálculo.

Además de este ordenador prototípico, IBM también presentó un ordenador de 20 qubits. Este último podrá moverse alrededor de los 90 microsegundos de exactitud. Es decir, que las empresas que lo usen tendrán 90 microsegundos de cálculo. Esto ya es superior a la capacidad de cualquier supercomputadora actual.

Este último modelo de 20 qubits estará disponible de forma comercial a fines de este mismo año, a través de la nube del proyecto IBM Quantum Experience.

Comments

comments