(Español) ‘Annihilation’: Netflix se redime ante el sci-fi con un filme que vale la pena

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Resultado de imagen para annihilation explicacion

Durante los últimos meses se nos ha vuelto un lugar común despotricar de las películas de Netflix, sobre todo en la ciencia ficción. Mute fue desastrosaThe Cloverfield Paradox fue un lindo truco publicitario. Experiencias desagradables que nos han hecho pensar que -quizá- Netflix se está volviendo el vertedero de Hollywood. Pero como siempre hay una luz al final de túnel, esta semana traemos buenas noticias.

Ayer se estrenó Annihilation, la segunda película de Alex Garland, a quien ya conocemos por dirigir Ex-Machina. Nuestro veredicto es firme: el filme es una de las apuestas más arriesgadas y visualmente satisfactorias de la ciencia ficción en los últimos años.

Pero antes de pasar a hablar sobre Annihilation propiamente, tal vez sea bueno hacer una pequeña génesis sobre cómo este filme llegó a manos de Netflix.

La película contó originalmente con Paramount como productora y distribuidora. Garland contó con libertad absoluta durante el rodaje, pero la compañía quería modificar el resultado final para hacerlo “más accesible”, más fácil de digerir por el gran público. En fin, que querían algo como Arrival. Garland se negó, y la película quedó un poco a la deriva. Es entonces cuando entró Netflix como potencial comprador.

Esto es algo bastante curioso. La verdad es que los últimos filmes que Netflix ha adquirido de terceros han sido todos demasiado planos, demasiado banales o de poco interés. Annihilation sería el primer caso conocido en que la compañía streaming apuesta por una historia considerada poco accesible, y eso no es poca cosa. La apuesta, claro, les ha salido relativamente bien por ahora, al menos en cuanto a la crítica se refiere. Las razones de esto sobran.

En Annihilation, Garland nos propone una historia difícil, basada en la novela de Jeff VanderMeer. Su protagonista es Lena (Natalie Portman), una bióloga que se reencuentra con su esposo Kane (Oscar Isaac), un militar que ha permanecido alejado de la sociedad luego de cumplir una misión de investigación dentro de una extraña zona resguardada, que está siendo corrompida por una especie de mutación.

Resultado de imagen para annihilation explicacion

Kane no parece recordar mucho de lo que le ha ocurrido. Por azares del destino, Lena se entera de que hay otra misión intentando entrar nuevamente a la zona de la mutación -conocida como “resplandor”- y decide participar. Sobra decir que las cosas se salen de control.

El desarrollo de la trama lo podemos dividir en dos fases obvias y bien diferenciadas: antes y después de que Lena entra a la zona del resplandor. En la primera parte, ella lidia con una situación emocional bastante fuerte, y se siente alienada. No demuestra mayor interés por nada y su actitud es dubitativa. En la segunda parte, sin embargo, ella se convierte en el eje emocional del filme, cargando el mayor peso de la acción, siendo la líder del equipo de cinco mujeres que se adentran en la exploración.

La segunda fase del filme, la de la exploración de la zona propiamente, es la más atractiva. La vinculación del aspecto visual con la trama está muy bien lograda. No hablamos de una vinculación de cada encuadre como en Stalker, de Tarkovski, pero sí es evidente que los cambios de color de la escenografía y las atmósferas nos transportan al ambiente postapocalíptico y de angustia creciente que describe el filme; es una experiencia similar a cuando se juega The Last of UsSilent Hill II. La música también resulta de gran ayuda para eso.

Resultado de imagen para annihilation explicacion

Existen varios elogios distintos que podemos hacer para este filme. Acaso todos pueden ser englobados bajo uno solo: amamos su capacidad para arriesgarse.

Desde los primeros minutos del filme, vemos que esta no es una película que sea complaciente con su público, ni mucho menos intenta serlo. La actuación de Natalie Portman es contenida, grave y nada simpática, pero: ¿quién sería realmente simpático en una situación como esa? Ni el director ni la actriz se han esforzado por crear a un personaje protagónico carismático, a una típica heroína amoldada al sci-fi, y en el proceso han hecho algo mejor: han construido un personaje creíble y con los pies sobre la tierra.

Portman Natalie

Otra muestra de cómo esta película ha sabido correr riesgos, es que ha sabido no tomarnos por tontos. Ya estamos cansados de películas como Arrival, donde los parlamentos de los personajes son un esfuerzo del guionista porque entendamos las reglas de su mundo, cómo funciona cada cosa y por qué no debemos sentirnos perdidos ante tal o cual cosa extraña en la pantalla.

En Annihilation, la única función explicativa propiamente dicha se da con la entrevista en retrospectiva a la que es sometida Lena luego de volver de la zona del resplandor, pero incluso ahí el diálogo cumple un fin más o menos dramático y no revela demasiado.

El final del filme es el aspecto que más podrá disgustar a muchos. A nuestro gusto, es un desenlace eficaz, que abre bien la puerta a una posible secuela. Sin embargo, hay críticas que se le podrían hacer: Para no caer en spoilers, diremos que el modo en que Lena logra salir del resplandor es más que confuso; no es que eso sea malo, pero da la impresión de que Garland ha intentado confundirnos adrede agregando giros de tuerca gratuitos.

Sea como sea, Annihilation es un buen paso en la carrera de Netflix en el sci-fi. Esperamos que este año vengan más cosas como esta. Por lo pronto, te invitamos a verla.

Comments

comments

Comments are closed