(Español) ‘B: The Beginning’: el misterio y lo sobrenatural se unen en el nuevo anime de Netflix

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Review | B: The Beginning, un solo anime con dos grandes historias

Ya lo había prometido Netflix a mediados del año pasado: 2018 marcará el salto de la plataforma streaming a su consolidación en el mundo del anime. La introducción de películas live-action, series clásicas y producciones originales han ido posicionando mal que mal a la compañía dentro del medio, y tenemos un nuevo y firme ejemplo de ello: B: The Beginning.

Como ha sucedido muchas veces en la historia del anime, B: The Beginning es el resultado de la mezcla cuidadosa de distintos subgéneros. Si en Neon Genesis Evangelion se demostró que el mecha y lo psicológico pueden convivir sin estorbarse, en este nuevo anime de los directores Kazuto Nakazawa y Yoshiki Kamakawa se demuestra que el thriller de misterio y lo sobrenatural pueden acabar apoyándose mutuamente bastante bien.

Toda la acción comienza en el ficticio reino insular de Cremona, una nación monárquica inspirada en el centro de Europa, mezcla de Italia y Reino Unido. Allí, un detective conocido como Keith Kazama, ausente de la escena policial durante varios años, regresa para ayudar al RIS (Royal Investigation Service, una policía de investigaciones científicas) a atrapar a un asesino que amenaza a los habitantes del reino, bajo el alias de Killer B.

Resultado de imagen para b the beginning keith

Hasta aquí, todo parece un thriller de misterio relativamente sencillo, de género meitantei. Tenemos a un prodigio de la investigación, un ser índigo que vuelve para ocuparse de una investigación que sus socios no pueden resolver (caso: Death Note). Todo se abre entonces a un doble misterio: el del asesino y el del pasado de Keith. ¿Qué lo hace tan jodidamente genial? ¿Qué lo tortura? Pero entonces se nos presenta el segundo arco de la historia.

Paralelo a la investigación del RIS, descubrimos un mundo místico protagonizado por Koku, un ser con habilidades de combate sobrenaturales. Al igual que Keith, su pasado en un misterio, pero todo nos indica que él y su mundo inciden sobre lo que ocurre con los asesinatos de Killer B.

B: The Beginning (Netflix)

En orden de anudar estas dos historias paralelas con maestría, el guionista Katsuya Ishida se ha apresurado en algunas partes: no es fácil comprimir tanto universo en solo 12 episodios, claro está. Así, el desarrollo de personajes se siente bastante veloz en algunas partes, algo que se ve reflejado especialmente en la presentación de los villanos. Ellos van y vienen por la trama, aportando drama y sentido a la historia, pero siendo fácilmente olvidables en su mayoría.

B: The Beginning (Netflix)

Pero este dinamismo que en ocasiones no deja respirar lo suficiente a los personajes, funciona muy bien, en cambio con las escenas de acción.

Para quienes no lo conozcan o no lo recuerden, Kazuto Nakazawa es bastante influyente dentro del anime de acción. A su visión debemos la película de Parasite Dolls y las escenas de anime en Kill Bill Vol. 1, además de la mayor parte de la dirección y diseño de personajes. Es decir, que es alguien que sabe transmitir desde la violencia en todos los sentidos, y eso se refleja bastante bien en las primeras escenas de pelea de Koku, al inicio de la temporada.

Para no caer en demasiados spoilers, lo mejor será no ahondar mucho en la trama desde aquí. Bastará decir que “sí”: al final sí se descubre el pasado de Keith, y el de Koku se nos muestra también en cierta forma. Esto solo pasa luego de varios cliffhangers y giros de tuerca bien llevados, que al final se precipitan un poco, pero vale la pena llegar hasta ahí.

Los detalles del misterio de los protagónicos y del enigmático Killer B son dados con mesura, guardando lo mejor para el instante preciso para no cortar el drama. Al final la historia termina con una conclusión firme, pero que da pie a una segunda temporada.

Como complemento, la magia del mundo de B: The Beginning es mucho más que el misterio y la fantasía en que nos sumerge. Es una historia sobre personas, sobre seres que sufren y se transforman como nosotros. En introducirnos a esa aura nos ayuda bastante bien la estética noir que prima en todos los episodios, pero también la música inmersiva compuesta por Yoshihiro Ike. Te invitamos a escucharla, mientras esperamos más de esta historia.

Comments

comments

Comments are closed