‘Black Panther’: Marvel nos deja una de sus aventuras más relevantes a la fecha

Imagen relacionada

Esta semana finalmente estrenó Black Panther, y para los fans que aún no la han visto, ya pueden estar tranquilos: Marvel Studios nos ha entregado una película de superhéroes sólida, rompedora de molde y relevante para nuestro tiempo, que marca perfectamente el climax que reventará en Avengers: Infinity War.

Desde que se estrenó el filme, las reseñas positivas empezaron a llegar de inmediato, y luego de verla podemos entender por qué. La película funciona bien por múltiples razones, que se pueden englobar en tres ideas generales: su capacidad para ser relevante cultural y socialmente, el esmerado trabajo del director y el reparrto para hacer un retrato serio del héroe y su entorno, y su importancia general dentro del Universo Cinematográfico de Marvel. Analicemos esto por partes.

En primer lugar, para nadie es un secreto que el anuncio de la película de Black Panther tuvo un significado especial desde el principio. Con los tiempos revueltos que se viven en Estados Unidos y Occidente, donde las minorías étnicas, sexuales y raciales están luchando por hacer respetar los espacios que han ganado, un héroe como T’Challa (Chadwick Boseman) es un reflejo de estas luchas incansables.

Todos conocemos la historia de Black Panther. T’Chala es el Rey de Wakanda, un ficticia nación africana altamente desarrollada, que esconde sus milagros del resto del mundo, para evitar ser atacada. La nación posee tecnología de punta, recursos minerales importantes, como el Vibranium (metal de que está hecho el escudo de Capitán América), y habilidades médicas inconcebibles. Su rey es también su protector, un héroe conocido como Black Panther.

La película hace énfasis en la relación de T’Challa y Wakanda con el resto del mundo. Tras los eventos de Captain America: Civil War, donde murió el antiguo rey T’Chaka, T’Challa debe asumir un reinado tenso. Su intención desde el principio es blindar a Wakanda del resto del mundo. Algunos de sus asesores lo apoyan en esto, diciéndole que recibir inmigración es un mal y que Wakanda debe ir primero, mientras que otros lo invitan a colaborar positivamente en el concierto de las naciones, ofreciendo conocimiento y recibiendo influencias positivas del resto del mundo.

Resultado de imagen para black panther wakanda

En medio de este escenario, su reino se ve amenazado por los males del colonialismo. Esta figura se ve representado por Ulises Klaw (Andy Serkis), un explorador que ve a Wakanda como un botín para saquear. Todo esto es un perfecto reflejo de la relación de los países desarrollados con los del llamado Tercer Mundo, uno relación que normalmente no logra ser cordial por las vías diplomáticas y económicas tradicionales. Esto es algo que la película ha sabido adaptar muy bien de los cómics de Black Panther en que se inspira.

Junto con su relevancia social, la película se acrecenta en el virtuosismo con que su director, Ryan Coogler (Creed), y su elenco han sabido retratar al héroe.

Director afroamericano en el mejor sentido de la expresión, Coogler no teme usar una película de Disney y Marvel como plataforma para recordar la historia de colonialismo y exclusión que la sociedad negra ha vivido en Occidente. Comentarios frontales, como el del robo de una pieza de arte wakandiana por soldados ingleses, son alusiones claras a este tema. Estas escenas no ensombrecen la historia del héroe, sino que le aportan el drama de la vida real al drama de la ficción.

En cuando a las actuaciones se refiere, Coogler también ha sabido conjugar un buen elenco.

Hablando de forma clara, Chadwick Boseman no es precisamente el actor más carismático, o al menos T’Challa no es un personaje que le permita desplegarse. Su personalidad tímida y dubitativa hacen que a veces el desarrollo de la película le pase un poco por encima. Sin embargo, sus hazañas, su temple y su evolución personal a lo largo del filme bastan para que sintamos simpatía por él.

Black Panther3

Para hacer contrapeso al T’Challa de Boseman, la película se sirve de dos grandes villanos, y un «villano menor», si se quiere: nos referimos, claro, a los imponentes Klaw de Serkis y a Erik Killmonger (Michael B. Jordan), y al de menor presencia Everett K. Ross, retratado en el filme por el actor Martin Freeman. Los dos primeros tienen personalidades fuertes y frontales, lo bastante como para vencer la diplomacia de T’Challa y llevar al filme a niveles de locura y acción necesarios en una historia que rompe este género, mezclando la acción, el heroísmo, el espionaje y los dramas familiares «shakesperianos» en un todo increíble.

Black Panther4

Junto al héroe y sus villanos, el filme cuenta con un reparto de complemento bastante acertado: personajes como Nakia (Lupita Nyong’o), Okoye (Danai Gurira) o Shuri (Letitia Wright) logran elevar aun más este filme, aportando vigor, humor y reflexión, lo que corona un año en que las mujeres han estado por completo en el centro de Hollywood. Para quienes creían que su función iba a ser más diplomática y menos de acción, la escena de persecución en Corea del Sur es la mejor prueba de que estaban equivocados.

Pero dejando de lado sus aspectos técnicos y su relevancia social, la verdad es que Black Panther es una historia perfecta para cerrar el ciclo que nos llevará hasta Avengers: Infinity War.

Como ya comentábamos hace un par de días en el análisis de sus escenas postcréditosBlack Panther no solo funciona como película de origen para T’Challa, sino que escribe definitivamente a Wakanda en la historia de Infinity War. El resurgimiento de Bucky como aliado definitivo, y el despliegue de poder de Wakanda son solo muestras de lo que aportarán a la próxima película del UCM a estrenar, y estamos ansiosos por verla.

Comments

comments