‘The Cloverfield Paradox’, o cómo Netflix logró salirse con la suya

De vez en cuando surgen películas que llegan para cambiar la historia: Citizen Kane es una; A New Hope es otra; Coverfield Paradox también.

La película que completa la saga nacida hace 10 años con Cloverfield fue estrenada la semana pasada en Netflix, con una campaña viral increíble: no hubo tráiler, no hubo pósters, no hubo pequeñas revelaciones. Tan solo un adelanto en el Super Bowl LII, y el anuncio: “disponible en Netflix al finalizar el juego”.

Evidentemente, la presión era alta. Las dos primeras películas habían intrigado, aunque sin aportar demasiado. Cloverfield parecía ser una buena reinvención para un género específico como lo es el cine kaiju, y 10 Cloverfield Lane funciona bien como thriller independiente, pero ninguna de las dos parecía lo bastante conexa, como si no trabajaran en equipo. A los fans no les importó, así que decidieron continuar armando teorías, y parecía que la tercera entrega, que llegaba así, tan de repente, era lo que faltaba para comenzar a armar el rompecabezas más endeble que el sci-fi actual pueda ofrecer.

Pero no fue así.

Bien lo puede afirmar cualquier que haya visto la The Cloverfield Paradox es un estirón insufrible para una saga difícil, con la que poco o casi nada conecta. No tiene mucho más que ofrecer salvo, una vez más, más intriga, porque ni siquiera llega a hacer juego con las entregas anteriores.

La crítica especializada, por supuesto, no se ha quedado callada. Luego de 97 reseñas, The Cloverfield Paradox acumula un vergonzoso 18% de “aprobación” en Rotten Tomatoes. Sobra decir, muy por debajo de Cloverfield (77%) y 10 Cloverfield Lane (90%).

El spoiler que no se ve

Pero lo curioso aquí es que a Netflix no parece haberle salido mal la apuesta. Bien podríamos decir, que están haciendo historia en el cine, o al menos dentro del marketing de películas.

En la noche más popular para los anuncios de películas, donde Marvel Studios, Lucasfilm y otros se limitaron presentar adelantos con un simple “próximamente en cines”, Netflix solo necesitó el factor sorpresa para atraer las miradas de todos. Romper un poco el molde, y sentarse a recibir los beneficios. Y no tardaron en llegar.

Solo en las primeras 24 horas de haber sido cargada en la plataforma de Netflix, The Cloverfield Paradox acumuló unas 3500 reseñas en Letterboxd. Da igual que en su mayoría fueran para despotricar del filme. La gente estaba hablando, y durante la última semana no ha parado de hacerlo.

Pero la estrategia viral fue solo la cereza en el pastel de la historia. Como ya ha hechos anteriormente, Netflix compró The Cloerfield Paradox a un tercero, a Paramount Pictures y a J. J. Abrams, para ser exactos. Y todo indica que lo consiguió porque ni siquiera ellos se sintieron seguros de estrenarla en cines tras verla finalizada. Netflix les habría asegurado unos 50 millones de dólares, y se encargó de hacer el resto.

No es la primera vez que Netflix hace esto. Ya antes ha comprado material de terceros para estrenarlo, algo que ya vimos con First They Killed My Father, el documental de Angelina Jolie sobre la Guerra de Camboya que arrasó con buenas críticas en distintos festivales. Pero esa era una apuesta serie, y The Cloverfield Paradox fue un intento por usar un relativo buen nombre del sci-fi y lanzarlo a las masas sin pensar mucho en su calidad.

Sea como sea, The Cloverfield Paradox ha logrado en solo una semana mantener la atención y ser un gran éxito. Ha hecho historia. Ahora, los fanáticos de los dos primeros filmes tendrán que decidir si darán su voto de confianza, una vez que llegue la cuarta entrega -que ya está rodada-, y de la cual solo sabemos que tendrá zombis, nazis y ocurrirá en una Segunda Guerra Mundial paradójica. Habrá que esperarla.

Comments

comments

No se admiten más comentarios