Así es cómo el final de ‘Star Wars: The Last Jedi’ conecta con ‘A New Hope’

Resultado de imagen para Binary Sunset

Star Wars: The Last Jedi estrenó hace solo una semana, pero con sus conexiones con otros filmes, sus preguntas sin responder y giros sorprendentes, ya es una de las historias de la franquicia que más ha dado de qué hablar. El final de la película es acaso el mejor ejemplo de todo esto, y queremos hablar un poco al respecto. No hace falta decir que será con SPOILERS.

Como sabemos, la película termina de un modo bastante inusual: Snoke y Luke -quien se ha hecho uno con la Fuerza- han salido por completo de la ecuación, y ahora Rey y Kylo Ren se enfrentarán como líderes de ambos bandos. Hasta aquí, todo queda relativamente claro, salvo una cosa: ¿quién es el niño del final del filme?

Como sabemos, la película rompió con varias tradiciones de la franquicia. Una de ellas, es que este es quizá el primer filme que no cierra con tomas dramáticas de los personajes principales. En lugar de eso, el director y escritor Rian Johnson ha optado por un final centrado en un niño casi por completo desconocido, a quien creíamos un simple extra, parte de los muchachos que ayudan a Fin y Rose en su escape de la ciudad de Canto Bight, en Cantonica.

Resultado de imagen para Canto Bight boy

La escena final, recordamos, es la siguiente: unos niños juegan en un granero, con juguetes artesanales, narrando una historia del jedi Luke Skywalker. El ambiente es pobre, y junto a ellos vive una familia de ricos vendedores de armas. Los pequeños son interrumpidos por su capataz, quien los dispersa, de donde se asume que son esclavos -como lo fue el propio Anakin Skywalker en su momento-. Al final, se revela que uno de los niños guarda el anillo de la Resistencia, perteneciente a Rose. Cuando se queda solo en el patio, este niño atrae una escoba hacia sí con la mente, demostrando que es sensible a la Fuerza. Finalmente mira al cielo de forma melancólica. Es un momento poderoso, pero ¿qué nos dice, exactamente?

Vamos. por partes.

En primer lugar, se trata de una referencia: el final de The Last Jedi conecta con A New Hope a través de este momento. El niño es, si se quiere, una recreación del joven Luke Skywalker en sus comienzos.

Atrapado con su familia en el desierto de Tatooine, Luke soñaba con aventuras. Su tío Owen, sin embargo, quería que fuera granjero como él, temiendo que el destino lo llevara a ser como su padre, el villano Darth Vader. En una escena a principios del filme, Luke y Owen discuten al respecto, y al final el joven, melancólico, sale de su casa y contempla el atardecer. La escena es una de las más grandes de la franquicia, porque es símbolo de la aventura que está por empezar. Popularmente se la conoce como Atardecer Binario en Tatooine, nombre que toma de la canción de John Williams que suena en ese momento, Binary Sunset, también llamada The Force Theme. Echa un vistazo:

Pero la escena en The Last Jedi va más allá de ser una referencia u homenaje, pues nos abre un sinfín de preguntas. La identidad del niño sensible a la fuerza la sabemos gracias al libro Star Wars: The Last Jedi The Visual Dictionary. Se llama Temiri Blagg, y todo indica que es huérfano. Aunque no se confirma qué papel jugará en el Episode IX, es probable que lo veamos en acción, y tenemos razones de peso para creerlo.

Para empezar, el factor tiempo: el final de The Last Jedi dejó a la Resistencia en una desventaja numérica colosal, con un puñado de fieles a las órdenes de Leia, Poe y Rey. Aunque es evidente que los indefensos en la galaxia se les unirán, esto tomará tiempo, y es probable que en Episode IX veamos un salto temporal significativo, lo que permitiría la inclusión de este niño del granero, ya crecido.

Otra razón para creerlo, se basa en una coincidencia algo débil, pero muy al caso: Star Wars siempre ha estado protagonizada por personas sensibles a la Fuerza que, de un modo u otro, son huérfanas. Anakin, Luke y Rey lo fueron, y este niño también parece serlo. Es un base algo endeble para apoyar una teoría, pero el indicio es atractivo.

Ahora bien, sabemos que la próxima trilogía en la que trabaja Rian Johnson va a ser, según sus palabras, algo distinto, con otros personajes fuera de la saga Skywalker. No está claro si la acción se desplazara muy lejos, incluso a otra galaxia, pero dado que este niño y Rey no tienen vinculación directa con la familia Skywalker, parece que se dirigen a un senda similar a la que anuncia el director.

De momento no queda más que seguir esperando por el estreno de Episode IX, pautado para algún punto de 2019.

Comments

comments

No se admiten más comentarios