Perfiles Geek: Satoshi Kon, retratista de la mente humana

El próximo 24 de agosto se cumplirán 7 años de la muerte de Satoshi Kon (1963-2010), uno de los grandes realizadores del anime de todos los tiempo.

Aunque su paso por el mundo fue breve, Kon dejó una breve pero significativa obra en el plano del anime y del manga, con clásicos que solo ganan más y más importancia a medida que el tiempo pasa. En GeekPill te invitamos a dar un paseo por su vida y por su obra fundamental.

Resultado de imagen para Satoshi Kon

Juventud y primeras obras

Satoshi Kon (今敏 Kon Satoshi) nació en Kushiro, Hokkaidō, Japón, el 12 de octubre de 1963. Sus primeros años transcurrieron entre Hokkaidō y Sapporo, a donde se trasladó con su familia debido al trabajo de su padre, para cursar ahí desde el cuarto grado de escuela elementaria.

Desde muy joven, Satoshi mostró gran interés por el anime como forma de entretenimiento artístico, a través de producciones como Heidi, Gundam y Detective Conan, los cuales lo llevarían a querer dedicarse al medio, estudiando diseño y bellas artes en la Universidad Musashino de Arte en Tôkyô en 1982.

Los primeros pasos de Satoshi en el entretenimiento los daría en su época en la universidad, a través de un manga llamado Toriko (1984), con el que ganaría el 10º certamen de premios Tetsuya Chiba, lo cual le abrió las puertas para trabajar como ayudante en las películas de Katsuhiro Otomo, uno de sus ídolos de infancia.

Durante la década de los 80, Satoshi continuó dando pasos pequeños en el cine como asistente de Otomo, realizando el guión de World Aparment Horror, a la par que daba los primeros pasos de un manga propio titulado Kaikizen, que vería la luz en 1990 con un único volumen.

Resultado de imagen para kaikisen 1990

En los años 90, Satoshi participó con Otomo en Memories (1995), un trilogía de cortos de la cual Magnetic Rose, con guión suyo, fue la más alabada. Fue esta la década de su despegue como director.

Perfect Blue y consagración

Luego de varios años de colaboración con Otomo y otros creadores Satoshi finalmente decidió embarcarse en un proyecto propio a gran escala como director, a través de la película Perfect Blue (1997), la obra que lo consagró.

El argumento de Perfect Blue es sencillo en apariencia, pero muy original y lleno de profundidad psicológica: la integrante principal de un grupo de cantantes femeninas de J-Pop decide separarse y entablar una carrera en solitario como actriz, lo que se provoca que ella sea acosada por un fanático psicológicamente inestable. Al poco tiempo, ella descubre que su carrera no avanza, sus antiguas compañeras tienen más éxito sin ella, y sus miedos crecen en un espiral decadente y psicológicamente estresante.

La película es no solo una joya estética y narrativa de la animación, sino un tratado visual sobre la paranoia -tema capital de otras creaciones de Satoshi- que ha influido en directores de cine como Christopher Nolan o Darren Aronofsky, quien se inspiraría en ella para crear su alabada Black Swan.

Luego de Perfect Blue, Satoshi continuaría trabajando con la productora Mahouse (responsable también de las adaptaciones de Death NoteTrigun).

Su siguiente película fue Millenium Actress (2001), una cinta de menor profundidad psicológica, pero que no dejaba de lado ciertos elementos de Perfect Blue. Su argumento se basa en un director de cine, que decide hacer un documental sobre una veterana actriz japonesa misteriosamente desaparecida de la esfera pública. La experiencia provoca un recuento no sola de la biografía del personaje, sino sobre la historia de Japón después de la Segunda Guerra Mundial.

El tercer filme de Satoshi Kon llegaría poco tiempo después, en 2003, nuevamente con un argumento de bajo perfil psicológico, pero muy interesante: la cuasi humorística Tokyo Godfathers.

Narrada en una clave de humor optimista, Tokyo Godfathers es la historia de tres vagabundos -un transexual, una adolescente escapada de casa y un alcohólico- que se topan con un bebé abandonado en la calle en Nochebuena, en medio de la cosmopolita ciudad capital japonesa. Las situaciones que se derivan de este encuentro son una reflexión relativamente optimista sobre la condición humana.

Paprika y sus últimos trabajos

Luego de Tokyo Godfathers, Satoshi decidió separarse un poco del cine para regresar al campo de las series de anime, con Paranoia Agent (2004), una miniserie de 13 capítulos, que es considerada por muchos uno de sus trabajos más resaltantes en cualquier medio.

Paranoia Agent está compuesta por un cúmulo de historias creadas por Satoshi y que no fueron incluidas en sus películas. Todas ellas se entrecruzan a través de su personaje principal, conocido como el Chico del Bate, y dan cuenta de muchos problemas sociales del Japón contemporáneo.

La cuarta película de Satoshi Kon, significaría una vuelta a los terrores psicológicos descubiertos en Perfect Blue, con una apuesta visual mucho más arriesgada. Se trata de Paprika (2006), adaptación libre de la novela homónima de Yasutaka Tsutsui.

El argumento de Paprika nos habla de un futuro próximo, donde un científico ha creado un dispositivo conocido como Mini DC, que permite a las personas entrar en los sueños de otras. Este método es usado de manera clandestina por una psiquiatra de nombre Atsuko Chiba, quien entra a los sueños de otros para ayudarlos, a través un alter ego llamado Paprika. Cuando algunos Mini DC son robados, ella tiene que unir fuerzas con áreas secretas de la policía para evitar que caigan en terribles manos. La película sirvió como influencia parcial en la creación de Inception, la aclamada película de Nolan.

Luego de Paprika, las participaciones de Satoshi en el cine se hicieron mucho más lentas, hasta que en 2010 le fuera diagnosticado cáncer pancreático terminal, con una esperanza de vida de 6 meses. Ante la noticia, el director decide retirarse para pasar sus últimos días de vida en casa.

La enfermedad y consecuente muerte de Satoshi evitaron que este pudiera acabar su última película, titulada Dreaming Machine. Esta, sin embargo, sería retomada por colaboradores suyos de Madhouse en 2015, como un grato recuerdo de la imaginación de uno de los mejores directores de anime de la historia.

Resultado de imagen para satoshi kon dreaming machine

Comments

comments

No se admiten más comentarios